¿No encontrás tu auto? Usá el buscador de Pruebas :

Mitsubishi Montero 2.8 GLS

                                           Publicado en revista Parabrisas "Edición especial", N°6 - 2001

Mitsubishi Montero 2.8 GLS
Cambio de filosofía

El monocasco y las suspensiones independientes se apoderaron del nuevo Montero 2.8. Ahora este referente de los TT más aguerridos mejora su comportamiento en la ruta.


El del Montero es un cambio filosófico, no hay dudas, una renovación que anuncia entre líneas que se viene una nueva generación de vehículos que se ale­jan poco a poco de los Todo Terreno más extremos. El nuevo Montero 2.8 utiliza soluciones mecánicas pro­pias de los SUV, como bastidor monocasco y suspensio­nes independientes en las cuatro ruedas, pero además creció en tamaño: es más lar­go, más ancho y tiene mayor distancia entre ejes que las versiones anteriores, con lo que evidentemente se privi­legió el confort y el espacio interior.


Este es uno de los puntos en los que más se ha trabajado. Por eso el confort es absolu­to: adelante da la sensación de amplitud total, mientras que atrás, tres personas pue­den viajar con total comodi­dad. La tercera fila de asien­tos es plegable y el cojín pue­de guardarse debajo del piso. Portaobjetos, posavasos y una serie de cajones y gave­tas aumentan la amplitud y la comodidad del interior. En cuanto al nivel de equi­pamiento, si bien es muy completo, aparecen notables faltantes. Control de veloci­dad crucero, tapizados de cuero, suspensiones regula­bles y asientos con suspen­sión, son elementos que es­taban presentes en los mode­los anteriores pero que no forman parte de la dotación de serie del nuevo Montero 2.8. Sí lo hacen un display multifunción que ofrece da­tos de orientación del vehí­culo por medio de una brúju­la digital, de la presión at­mosférica, de la altura sobre el nivel del mar, de la temperatura exterior, de la hora y de los intervalos de mante­nimiento, entre otros datos.

El estilo de este nuevo casco mantiene la esencia del mo­delo anterior, pero es más "pulido" según las tenden­cias de diseño de los tiempos que corren. La aerodinámica y la aislación acústica tam­bién fueron mejoradas y ape­nas se perciben crujidos o so­nidos provocados por la ac­ción del viento.
El motor de 2.8 litros y 125 CV de potencia es el mismo que viene equipando estos modelos hace tiempo, y que ya ha probado su eficacia. Las acertadas relaciones de caja y el torque de casi 30 ki­lográmetros permiten en­frentar condiciones de te­rreno complicadas y garantizan un buen andar en la ru­ta, situación en la que se aprecian claramente las me­joras en la estabilidad logra­das para este nuevo modelo.

En el off road, aparece uno de los puntos más destacados de Mitsubishi, el sistema de trac­ción que permite elegir entre múltiples opciones: tracción simple, tracción integral per­manente, tracción total con bloqueo de diferencial cen­tral en Alta y Baja y un blo­queo 100 por ciento del dife­rencial trasero para casos ex­tremos. No obstante, a pesar del excelente trabajo del sis­tema de tracción, este cam­bio filosófico trajo algunas li­mitaciones para el Montero.

Por ejemplo, los recorridos de las suspensiones ahora son menores y el ángulo de salida se redujo a 24 grados cuando en el modelo precedente era de 26,5, cambios que sin em­bargo, no pueden evitar que este modelo siga formando parte de la lista de referentes del segmento de los todoterreno de ley.

Gracias al amigo Juan Cortés por el aporte.Visiten su blog : http://4wd-mag.blogspot.com

No hay comentarios.:

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...