¿No encontrás tu auto? Usá el buscador de Pruebas :

Prueba Citroën C5 HDi Dynamique

 Publicado en Revista Parabrisas, N°373 - Noviembre 2009


Prueba Citroën C5 HDi Dynamique
prueba test review citroen c5 hdi
Para viajar en primera clase
IMPRESIÓN. Con un diseño acorde a las exigencias de su segmento, el mediano-grande de la marca del doble chevrón conjuga tecnología con buenas prestaciones, a un precio para pensar.


perfil costado citroen c5 hdiNo habíamos tenido oportunidad de probar la versión más accesible del nuevo Citroën C5 con motor Diesel. Un viaje por Entre Ríos nos permitió aquilatar sus prestaciones y sus características dinámicas. Y además de disfrutar su completo equipamiento, tanto en lo que hace a confort como a seguridad.


En la mejor tradición de la marca, el estilo exterior combina trazos pláci­dos con toques de aristas como el de la línea lateral que va desde el pasarruedas delantero y que se esfuma con gracia antes de llegar a las ópticas traseras. Ambas semicir­cunferencias de los guardabarros, muestran un delicado ensanche para cubrir el generoso rodado de 22 centímetros y medio de ancho en la banda de rodamiento. La pa­rrilla lo identifica plenamente a través del diseño que comparte con otros modelos de la marca, en el que las dos baguetas cromadas sobre la toma de aire se quiebra al centro para dar lugar al tradicional doble chevrón.

avion citroen c5 hdi
Realmente llama mucho la atención y los comentarios recibidos reflejan admiración por el estilo, opinión que compartimos sin retaceo. Acá se nota que el diseño original del auto es el de tres volúmenes y a la vista la armonía entre trompa, techo, el tercer volumen que forma el baúl y la cola propiamente dicha, están integrados absolutamente, sin las discordias que anotamos en el C4 tricuerpo. Comparándolo con el anterior C5, aquél parece soso y da la sensación de una desproporción que lo hace ver más ancho de lo que es.

lo mejor lo peor citroen c5 hdi
La amplitud en el nuevo C5 es la que debe esperarse de una gran berlina de cuatro metros con ochen­ta de largo. Los pasajeros del sector delantero disponen de gran espacio para las piernas y de butacas tapi­zadas en cuero genuino que mues­tran una característica muy especial: el tercio superior de los respaldos puede reclinarse de forma indepen­diente con respecto al resto del espaldar, con lo que la posición de manejo, -o de descanso, en el caso del acompañante-, se optiman. Las regulaciones, -altura, distancia al volante, inclinación del respaldo y de su parte alta-, se realizan con un toque en la parte externa del asien­to. Y si algo puede criticarse en este de las butacas no es la ideal y que la espalda del conductor siente que el apoyo vertical es demasiado plano. En el sector trasero, con el alargamiento de la distancia entre ejes en siete centímetros, es llamativo el espacio que queda para que las rodillas de los dos ocupantes, aún si las butacas se encuentran muy atrás. La tercera plaza es de fortuna y como siempre suce­de, quien la ocupe no tendrá la comodidad de los otros dos, ya que al rebatirse el apoyabrazos el respaldo no es tan mu­llido. Como en las grandes berlinas Premium, si el sol molesta o se quiere privacidad, las ventanillas traseras cuentan con cortinitas que, desplega­das hacia arriba, morigeran los rayos de Febo y permiten ver hacia afuera, pero no de afue­ra hacia adentro. Al bajar el apoyabrazos, se accede a la tapa que permite abrir el paso hada el baúl, para ubicar ele­mentos largos, como por ejemplo esquís. El apoyo para los codos del sector delantero, puede ubicarse en sólo dos posiciones, y además al destaparlo descubre un guarda objetos, no demasiado amplio, que tiene una sujeción para un vaso o una botellita. Eso es un avance con respecto al C4, cuyo apoyabrazos delantero es fijo.

baul atras citroen c5 hdi
El baúl se queda algo corto con respecto a algunos de sus competidores. En el caso de la unidad que probamos, equi­pada con rueda de auxilio normal, es decir que calza una Michelin afortunadamente igual a las cuatro "titulares", la capacidad para equipajes es de 439 dm3, que de utilizarse la de uso temporal, se amplia­ría a 467 dm3. Creemos que es más práctico perder unos litritos, pero contar con la se­guridad de una goma cabal en caso de pinchadura. En otro orden de capacidades, el tan­que de combustible puede almacenar 71 litros.

Máximo confort
tablero interior citroen c5 hdiSentado frente al volante quien conduce se encontrará con un entorno casi aeronáutico, pre­sidido por el volante de centro fijo que contiene los mandos satelitales del equipo de audio -con reproductor de discos para una sola unidad- las terminales para conexión de teléfono y del lado izquierdo los mandos del limitador de velocidad y del control de ve­locidad de crucero que, dicho sea de paso, no es tan amigable como el de su hermano menor, el C4, y que confesa­mos no terminamos de fami­liarizarnos con su funciona­miento. Lo que decididamen­te no nos gustó fue tener que buscar los botones de la bocina, de relativamente peque­ño tamaño y ubicados en el centro del volante. En cambio nos resultó muy agradable la distribución de los cuadrantes de cuentavuel­tas y de velocímetro, este que cuenta con la posibilidad de ver a qué velocidad se viaja con la aguja de la esfera o los grandes números digitales, trabajando en simultáneo. La computadora de a bordo muestra su display entre los dos cuadrantes mayores. La información del tablero ade­más está bien iluminada, ya sea que se marche con las luces encendidas o apagadas. Seguramente el feliz dueño del C5 deberá acostumbrarse al manejo algo complicado de la radio (con botoncitos, salvo en el volumen que es con perilla giratoria) y a los controles del aire acondicio­nado, del tipo automático en sus dos canales independien­tes. Nosotros no llegamos a manejarlos intuitivamente.

ficha tecnica, motor, precio, suspension citroen c5 hdiPero si, gozamos del excelen­te sonido gracias a la profu­sión de parlantes. Además de los elementos de confort a los que ya hicimos referencia, deben destacarse el techo corredizo, el comple­to pack eléctrico de vidrios, espejos, bloqueos y aperturas de puertas, limpia y lavafaros, accionamiento automático del limpiaparabrisas, volante y espejos, control de presión de neumáticos, cierre automático de puertas con el movimien­to y sensores de olvido de ponerse el cinturón de segu­ridad. Para el apearse con mayor comodidad, las butacas delanteras se corren automá­ticamente hacia atrás al abrir la puerta si se ha cortado el contacto con la llave; al volver a sentarse y cerrar la puerta, la butaca vuelve a su posición original.

A la ruta
En marcha, lo primero que se nota es la mayor firmeza de las suspensiones con res­pecto a su antecesor. Diga­mos que "comunican más información" sobre el piso que las tradicionales hidroneumáticas. En velocidad se nota una leve tendencia a la subvirancia, producto de la tracción delantera, pero que no llega a afectar la comodidad de la conducción.

Punto alto a la insonorización. En el C5 Citroën aplicó toda la gama de recursos para que los ocupantes no se sientan interferidos en la conversa­ción o al escuchar música, por el rumor que produce el motor. Más aún, el equipo de audio cuenta con un com­pensador que eleva imper­ceptiblemente el sonido.

Prestaciones
Las lógicas para un motor de 138 caballos que con dos ocupantes y su equipaje tie­ne que impulsar 1.800 kilo­gramos. En la prueba de aceleración con partida de­tenida llegamos a los 100 km/h en 11,7 segundos, es­tableciendo 33 segundos para recorrer mil metros arrancando desde cero. Lanzado, alcanza los 205 km/h de máxima. En cuanto al consumo, en nuestra libreta quedó anotado que a velo­cidad de autopista (130 km/h) y con el cambio en sexta, el HDi consume nada más que un litro cada 15,5 kilómetros; a 110 se recorren 20,2 km y a 90, unos 27. Eso gracias al bajo régimen de rotación del motor, que para ejemplificar, digamos que es de 2.400 rpm cuando se viaja en sexta a 130 km/h.

El buen sistema de frenos, con discos ventilados en las cuatro ruedas, se tradujo en la prueba de "panic stop" en 39 metros y medio de 100 km/h a totalmente detenido. Al ABS se agrega la ayuda al frenado de emergencia (EBS) y el repartidor electrónico de frenado (EBD). Otras asis­tencias a la conducción son los controles de tracción y el electrónico de estabilidad (ESP).

La versión de nivel de equi­pamiento Dynamique, que es la que probamos (más dotada es la nivel Confort, y más aún la Executive, que se reserva acá a las unidades nafteras) cuesta $ 156.640. Algunos de sus rivales del segmento son el Peugeot 407 HDi SV Sport ($ 160.900), el Ford Mondeo TDCI 125 CV Titanium ($153,780) y el VW Passat TDI Exclusive (í 160.390). Por supuesto que hay diferencias de po­tencias y equipamientos, además de valores de re­venta, garantías y lo que es tan importante como lo an­terior, el gusto personal de cada comprador. Un terreno subjetivo.

No hay comentarios.:

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...