¿No encontrás tu auto? Usá el buscador de Pruebas :

Prueba Chevrolet Vectra 2.4 CD

 Publicado en Revista A Todo Motor, N°108 - Octubre 2006

Prueba Chevrolet Vectra 2.4 CD
prueba test chevrolet vectra
Roda…roda...
El nombre de uno de los más importantes programas de televisión brasileño es la perfecta definición para el extensísimo recorrido que hicimos con este nuevo producto en aquel país.


trompa frente chevrolet vectraViajamos hasta Brasil durante el último vera­no, para probar una de las, grandes novedades de aquel momento en ese país. Tardó unos ocho meses en llegar a la Argentina, ya que la gente de Chevrolet prefirió importar directamente el modelo 2007.

El Vectra ha sido uno de los sedanes con mejor imagen en nuestro país, con un gran éxito en ventas desde su lanzamiento. Pero en los últimos tiempos había quedado realmente relegado con respecto a sus competidores, en cuanto a diseño y tecnología, destacándose sólo por su precio.
Pero en la estrategia de renovación de productos de Chevrolet, que se viene con todo, existen unos pequeños cambios. El Vectra ya no compe­tirá más en el segmento de los sedanes grandes, en donde debería enfrentarse con el VolkswagenPassat, el Peugeot 407 o el Citroen C5.

Este nuevo producto, diseñado a partir de la pla­taforma del Astra, ha bajado un escalón para meterse en el segmento más dinámico y rentable de todos: el de los medianos. La idea es desbarrancar al ToyotaCorolla en Brasil.

El sabor del encuentro
 Llegamos hasta San Caetano do Sul, justamente en el sur de la ciudad de San Pablo, en donde se fabrica este producto, para retirarlo en su misma casa. Nos quedaban por delante 1.500 kilómetros mucha lluvia.

La primera impresión qué nos causó este pro­ducto es simplista: parece un Omega chiquito, pero con la trompa del Astra. Su hermano mayor es el auto grande en Brasil, y se ha pensado más de una vez en traerlo a la Argentina. El frontal es lo más lindo de este vehículo, mien­tras que la cola tiene un toque norteamericano, con un baúl tremendamente grande que puede cargar hasta 526 litros.

cola baul chevrolet vectraEl interior se muestra bastante sofisticado, con un volante forrado en cuero y toques plateados. El grosor del aro del mismo es un poco grueso para nuestro gusto, pero no le queda mal. Desde sus rayos puede regularse el equipo de audio, pero los comandos se encuentran en una posición que hará que más de una vez cambie sin querer algo, simplemente al intentar doblar o maniobrar. Tanto el tablero ramo la consola central han cambiado. En la parte superior de ésta encontra­mos una computadora de a bordo, cuyo software ya es un poco antiguo, pero que brinda una información completísima.

El equipo de audio cuenta con un cargador para seis discos compactos por el frente y lector de MP3. El sonido y fidelidad del mismo son muy buenos realmente.

Cuando llegamos al acondicionador de aire vemos que es el mismo que criticáramos un poco en el Astra, porque es muy difícil regular una temperatura  que a uno le resulte agradable en forma permanente. Tanto la posición de manejo, con regulaciones mecánicas en volante y butacas, como la como­didad y espacio, son muy destacables. El tapizado es de cuero negro, y el del techo, en tono claro, es de calidad mejorable, pudiendo doblarse simplemente al presionarlo con un dedo.

El baúl, como contábamos antes, es realmente inmenso y fue más que suficiente para albergar nuestras tres grandes valijas de viaje.

Los primeros paisajes
El primer tramo nos depositaría en la ciudad de Caraguatatuba, el primero de los destinos coste­ros al que pensábamos arribar. Para ello toma­mos una inmensa autopista, llamada Presidente Dutra, que recorre todo el Estado de San Pablo y se interna en el de Río de Janeiro. Allí llegamos hasta la localidad de Jacareí, en donde nos sali­mos del camino para tomar la Ruta 099 que se dirige a la costa, rumbo a "Caragua", como le dicen los brasileños. En este trayecto pudimos tener una idea más acabada sobre el rendimiento del motor.
cola y baul del chevrolet vectra 
Este es tal vez el punto más flaco del nuevo Vectra. Nosotros manejamos la versión con impulsor de 2.4 litros de cilindrada y 150 CV. La respuesta desde abajo no es óptima para el tamaño del motor, y el consumo, que ya evaluare­mos, es por demás elevado ante una pequeña exi­gencia. La caja de cambios es automática, de cua­tro marchas, pero no existe un indicador en el table­ro que nos muestre en cuál estamos circulando.

El conjunto de motor y caja hacen que la reac­ción y la capacidad de sobrepaso, sobretodo en caminos contendientes, no sean las mejores.

El centro de operaciones
tablero chevrolet vectraA la mañana temprano partimos hacia Ubatuba por la ruta inter balnearia, llamada 055. Ochenta kiló­metros de camino sinuoso y de montaña nos espe­raban. Lo curioso del paisaje es recorrer una ruta entre morros y ahí mismo tiempo estar secundado por playas y un mar verde, casi transparente. Va más familiarizados con el nuevo Vectra nos sentimos realmente cómodos a medida que pasaban los kilómetros. En las plazas traseras, que se encuentran en una posición muy baja, si bien la visibilidad no es la mejor, esto le permite tener un gran espacio para la cabeza. También es de destacar la difusión directa de aire para los pasajeros de esta plaza.

Llegando a Ubatuba, la ciudad visitada por la mayoría de los paulistas para sus vacaciones, nos encontramos con los primeros "engarrafamentos", como dicen los brasileños, o embotellamientos, para nosotros. Estando mucho tiempo parados, o circulando a baja velocidad, práctica­mente no escuchábamos el sonido del motor, dado que la Insonorización es muy buena.
trompa chevrolet vectra 
"Praia Grande" nos recibió antes de llegar a la ciudad. Este ámbito era ideal para evaluar el andar citadino del Chevrolet, con una mezcla de terrenos de tierra, asfalto, adoquinado, lomos de burro y badenes, tal como estamos acostumbra­dos a encontrar en nuestro país.

Una cosa criticable en este punto es la excesiva dureza de suspensión, que se transmite al habitáculo. Parte es por culpa de la suspensión, pero hay que notar que el perfil de las cubiertas es muy bajo. El Vectra equipa cuatro Pirelli P7, con medidas 205/55 R16. Precisamente, es este enorme tamaño de cubiertas el que le ayuda a tener una buena capacidad de frenado.

Los últimos tramos
perfil llanta chevrolet vectraLuego de recorrer lugares como Punta de Trinidad y Paraty, volvimos unos cien kilómetros hacia atrás para regresar a Ubatuba, el centro de de operaciones.
En el camino debimos enfrentar las inclemencias del clima, con lluvia, viento y noche. La iluminación del camino es muy buena, contando con dos pares de faros antiniebla que colaboran bien con la labor de los faros principales.

La velocidad del limpiaparabrisas a veces no alcanzaba para secar la incesante calda de agua que impactaba en el auto. Esto nos obligaba muchas veces a reducir la velocidad, debido a que las rutas no están marcadas en sus bordes. A esta altura ya llevábamos recorridos unos 500 Kilómetros de caminos muy variados, la mayoría con pendientes pronunciadas. El sistema de alimentación del Vectra (sólo para Brasil) es "Flexpower", tal es la moda en el mercado de aquel país. Es decir, puede circular con nafta o alcohol indistintamente.

interior chevrolet vectraEl rendimiento entre ambas modalidades es simi­lar, con unos tres caballos más que se logran con alcohol. El valor de cada litro de este último es casi un 30% menor que el de la nafta, pero la autono­mía que se logra es sustancialmente menor. Circulando con alcohol logramos valores de 9,2 km/I a 100 km/h. Con el aire acondicionado puesto, en el manejo mixto, promediamos un consumo de menos de 6 kilómetros por litro. No tomemos estos datos como parámetros, ya que en la Argentina las motorizaciones y prestaciones son distintas.

De paulistas a cariocas
Ya finalizando nuestro viaje, siempre acompaña­dos por la incansable lluvia, partimos hacia Angra dos Reis, ubicada en el corazón del Estado de Río de Janeiro. El tramo a recorrer eran unos 200 kilómetros de camino de montaña, pasando por muchos balnearios muy concurridos, luego de un tiempo de manejar, el conductor notará que la posición del pedal del acelerador empieza a molestarle. Es que está ubicado muy alto y si queremos presionarlo debemos levantar un poco el pie del suelo.

En los viajes largos es muy útil el control de velocidad crucero, que es más fácil de utilizar en el Vectra que en otros modelos.

chevrolet vectra interior
Lléganos a Angra dos Reis, para lo cual debi­mos desviarnos de la ruta inter balnearia. Allí dejamos el auto en un estacionamiento para tomar un barco que, por quince reales y dos horas de viaje, nos depositó en llha Grande.

Luego de un día de descanso en la isla (era Inevitable) recorrimos nuevamente los doscientos kilómetros que nos llevaron en Ubatuba. Allí pasamos la noche, antes de emprender el viajó de regreso a San Pablo.

Desde Ubatuba tomamos la Ruta 125 que nos dejaría en Taubate, en el centro del estado de Sao Pablo, luego de recorrer más cien kilómetros de camino de montaña, pasando por pen­dientes muy pronunciadas.

Una vez arribados allí, tomamos la Rodovía  Presidente Dutra que nos llevaría a Sao Pablo después de recorrer otros 100 kilómetros con una lluvia cada vez más intensa hicimos la última escala en San Caetano do Sul, en la mis­mísima fábrica de General Motors, en donde devolvimos el auto.

Conclusiones
motor, precio, consumo, potencia, medidas chevrolet vectraDespués de siete días de prueba, habíamos reco­rrido mil kilómetros de ruta y quinientos en diferentes ciudades. Las impresiones fueron muy positivas al hacer el balance. Podemos argumentar que se trata de una plataforma antigua y que el motor también tiene sus años. Las críticas que venimos haciendo a los autos de Chevrolet, gene­ralmente vienen por ese lado.

Sin embargo, este modelo representa una impor­tante apuesta, con un diseño exterior sobrio, que  genera la sensación de estar frente a un auto de gran nivel.

El interior es muy confortable, con un muy buen nivel de equipamiento. El andar es muy agradable para la ruta, pero un poco duro en la ciudad, con una dirección demasiado asistida, el Vectra llega para disputar un segmento muy competitivo en el que se destacara el Renault Mégane, el nuevo Honda Civic y el Volkswagen Vento. Argumentos le sobran como para soñar con ser el líder, o disputar esa posición palmo a palmo. Roda...roda...como le pide el conductor a sus invitados en el  clásico programa brasileño, fue lo que hicimos en Brasil. Muchos kilómetros, muchos paisajes y buenas impresiones. Eso es lo que nos trajimos del país vecino.

¿Tiene un Concesionario y/o vende este auto? 
Publicite aquí: "Consiga este auto en ....."

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...