¿No encontrás tu auto? Usá el buscador de Pruebas :

Recuerda que haciendo clic en el boton nos ayudas a seguir creciendo. Gracias!!

Drive test Volkswagen Bora 2.0 Tiptronic.



Publicado en Revista A Todo Motor - Octubre 2007
 
PruebaVolkswagen Bora 2.0 Tiptronic.
Volkswagen Bora 2.0 Tiptronic
 LUCES Y SOMBRAS


La segunda generación de este modelo, que ya tiene personalidad propia, llega a la Argentina con la novedad de la caja automática de seis marchas. Como su antecesor, añora cierto equipamiento que bien podría tener, aunque no puede quejarse de sus remozadas líneas.

La oferta de productos que proporciona Volkswagen en la Argentina s, sin dudas, la más amplia del mercado. Un cliente puede encontrar entre sus filas desde un Gol, por mucho tiempo uno de los mas vendidos del país, hasta un lujoso Passat, además de contar con productos de nicho como el New Beatle.

Entre los medianos, Volkswagen cuenta con dos autos que se complementan en pos de, en conjunto, dar pelea en el segmento más complicado y competitivo. Nos estamos refiriendo al Vento y, sobre todo, al Bora, que es el que nos ocupa en esta nota. 
Volkswagen Bora Perfil 
Este vehículo, aparecido por primera vez en 2001, es importado desde México pero sin tributar arancel, por acuerdos entre los países. Recordemos que los vehículos  "extrazona" deben ingresar en el país con un 35%de aumento en su precio, que, de movida, es aplicado antes de que lleguen a los concesionarios.

Este Bora debe lidiar con la dualidad de contener un diseño más atractivo y moderno al tiempo que si equipamiento no es todo lo completo que el original 2001. De todas formas, hay que ser justos en dejar en claro que esto último no es algo que ocurre con esta versión en particular. Un comprador del primero Bora no se encontraba con el mismo vehículo que uno de los últimos de la primera generación.

Mas que un lavado de cara
Tal como ocurrió con otros modelos de reciente llegada al mercado argentino, como el Golf que viene desde Brasil, este Bora incorpora sus propias modificaciones de apariencia. Si bien su figura tricuerpo luce muy similar a la de su antecesor, se observan diferencias que lograron un embellecimiento general del vehículo.

En la trompa, que hace recordar a la del anterior Passat, lo primero que llama al ojo son las ópticas, ahora con luces bifocales. La parrilla, s bien mantiene proporciones y forma, tiene ahora tres rayos. El logotipo también conserva su disposición. Por su parte, las tomas de aire externas del sector inferior al paragolpes, que ahora contienen los faros antiniebla, tienen un diseño del tipo panal de abejas. 
Volkswagen Bora frente en tierra 
En la parte trasera, donde se mantiene la cola alta, el Bora también presenta nuevas ópticas, de forma redonda, tal como Volkswagen está incorporando a toda su gama. Por su concepción, también parecen invadir los laterales, pero lo más notables es la forma en que han ganado en importancia visual dentro de todo el conjunto. 

El que si obtuvo una relevancia es el símbolo con las letras "VW", que ahora también es adminiculo de la apertura del baúl. Una vez destrabado mediante una tecla en el interior o el control remoto, el usuario solo debe presionar suavemente en la parte superior del circulo para que la tapa se eleve.
En el interior, el Bora también luce modernizado en parte. Decimos esto porque el volante podría haber sido dotado de otro material. Sin embargo, los detalles símil aluminio con que el tablero está adornado le confieren buen gusto. Esta solución también está incorporada con el equipo de audio y totalmente integrado en la consola central e imposible de que pueda ser extraído por un fugaz ladrón.
Hagamos un párrafo aparte del sistema con reproductor de CD, que tiene un buen sonido a través de ocho parlantes. Además de tener capacidad de leer discos compactos con archivos mp3, el quipo de audio tiene dos atractivas entradas en el mismo frente, bien a mano y no en n lugar de acceso incomodo, como la guantera por ejemplo. Una de ellas es la auxiliar, donde se puede conectar cualquier reproductor portátil. Pero la mas practica es el puerto USB, que acepta cualquier "pen drive". El sistema del auto viene preparado para administrar archivos allí cargados y los manipula muy eficientemente. 

En el tablero, que al tacto es agradable, nos encontramos con un fondo negro y números  blancos, sector que, de noche es iluminado, queda invadido por tonalidades azules y rojas típicas de los Volkswagen. La pantalla de la computadora de a bordo está entre las dos esferas del cuentavueltas y el indicador de velocidad.
Volkswagen Bora Perfil derecho 
Espacio restringido
Ingresar en este auto no supone una tarea complicada en las plazas delanteras. EL conductor encuentra una buena posición de manejo regulando el volante, en altura y profundidad, y la butaca. La visión también queda asegurada en todas las direcciones, contando con la ventaja de que el parante "A" para nada es ancho. Hacia atrás, los apoyacabezas no obstruyen la mirada que quiera posarse en la luneta trasera, que incorpora una tercera luz de stop, a través  del espejo retrovisor interno. 

Los espejos exterior tiene regulación eléctrica, cuyo comando esta en las puertas, lo mismo que las cuatro ventanillas y el practico techo solar. El botón de apertura de la tapa de combustible está entre las butacas delanteras (al lado de dos posavasos), y para acceder a él es necesario tener el apoya brazos central levantado. 

Volkswagen Bora interior y tablero volanteLas plazas traseras son un punto flojo del auto. El espacio no es de los mejores, u no es raro que algún ocupante de ese sector le pida al acompañante que lleve su asiento mas para adelante para acomodar mejor sus piernas. El respaldo del banco es enterizo, al contrario que como venia el modelo original, que se rebatía en uno y dos tercios. Pero eso es algo que también era así en los últimos Bora de primera generación. 

Quienes viajan en el sector trasero pueden disfrutar también de una calefacción, de operación a botones , que funciona de manera intachable. Los ocupantes encuentran rápidamente una temperatura confortable, tirando el aire con buena presión. 

Diseño aceptable.
La versión que probamos es la 2.0 nafta con caja Tiptronic, cuya novedad es que sus engranajes son para seis marchas. El motor eroga "apenas" 115 CV, pero eso se debe a su tecnología aun no renovada. El auto se siente muy cómodo cuando el conductor pisa el acelerador en unas dos terceras partes de su recorrido, realizando los cambios cuando le aguja llega a las 5.400 vueltas. Al colocar la marchas inmediatamente superior, esta baja hasta las 4.600 r-p-m y gradualmente empieza a trepar nuevamente.  El hecho de que tenga una sexta marcha asegura un viaje relajado en ruta y un ahorro de combustible. Circulando a 100km/h constante, el Bora realiza casi exactos 12 km/l, cifra que aumenta 9.52km/l a 130Km/h. EN sexta marcha, el Bora realiza 40km/h cada 1000 r.p.m, cifra que disminuye a 30 en quinta y 22 en cuarta. 

motor 2.0 Volkswagen Bora
Para superar a un auto mas lento en la autopista, el motor responde rápidamente al llamado del pie. Si está circulando en sexta, baja uno o dos cambios para responder a la exigencia, y con eso le es suficiente. Sise estaba transitando en quinta quizás se "apure" a coloras hasta tercero, pero el régimen será tan alto que enseguida requerirá de la cuarta. Cuando la caja Tiptronic es usada en modo secuencial y manual , el conductor deberá colocas su comando hacia la derecha. Esto podría suponer una incomodidad a la hora de realizar el paso de marchas para el usuario exigente. Es que, por como la mano derecha toma la selectora, naturalmente la fuerza la realiza hacia el interior de la palma. En este caso, deberá efectuar la presión hacia el exterior. Cuando se coloca la Tiptronic en modo "Sport", la caja realiza los cambios más vertiginosamente, aunque nunca como el conducir idealmente desea. En ese caso, la manipulación manual es la mejor alternativa. Los rebajes entran bien, aunque lógicamente, se corre el riesgo de que el auto quede sometido al "tironeo" típico del frenado brusco, ya que el pie derecho nada puede hacer para "emparejar" las vueltas del motor con las de los engranajes. colocar una marcha inmediatamente inferior no sea aceptado por la Tiptronic a menos que las revoluciones del motor estén por debajo del orden de las dos mil. 

Si bien la planta motriz es naftera, su par motor es digno de un diesel, por lo menos en lo que a régimen de efectividad máxima refiere. Los casi 17 Kgm son alcanzado a apenas 2.800 r.p.m.
En la ciudad el Bora se comporta de maravillas, soportando estoicamente el eventual encuentro con un pozo. Esto lo atribuimos a una buena configuración de  suspensión, que también permite que el auto transite firme en la ruta. Pero también tenemos que tener en cuenta el alto perfil de sus neumáticos, cuyas medidas son 195/65 R15. El radio de giro es aceptable para maniobrar en el transito urbano, lo mismo que el grado de asistencia de la dirección.

En curvas de velocidad medias/altas vamos a notar que la cola tiende a querer pasar a la trompa. Pero esa sobrevirancia aparece ante la exigencia que el usuario normal no le imprimirá al vehículo. Igualmente, el control de estabilidad , que viene como opcional en la versión de motor 1.8 turco comprimido seguramente le cae muy bien a este auto. Vale la aclaración que el mas deportivo de la línea Bora incorpora de seria control antideslizamiento y de bloque de diferencial.
EL Bora es capaz de alcanzar los 180 km/h de velocidad máxima, a la que llega en 5ta marcha y a un régimen  de seis mil vueltas. Esto no significa otra cosa que la sexta no permite que el auto supere esa velocidad, aunque si relaja su régimen para un andar más descansado.

Volkswagen Bora cola baul autopistaEl poder frenante con el que fue dotado el Bora le permite detenerse ante una situación limite sin vicios de espantarse. El ABS , que viene de serie en todas las versiones, cumple perfectamente su papel. En las pruebas, circulando a 120km/h, este auto se detuvo en unos 45 metros.
El habitáculo recién siente la entrada del sonido del aire chocando contra la carrocería cuando el auto esta transitando a unos 130km/h. Ese es un síntoma bastante normal, sobre todo teniendo en cuenta que es la máxima permitida en los caminos de nuestro país. 

Aspiracional
A un precio de 67.500 pesos, este Bora con caja Tiptronic de seis marchas se ubica como para competir con dignidad contra el Toyota Corolla, Ford Focus tricuerpo y Chevrolet Atra. La versión con transmisión manual es la más barata del modelo ($61.750), y la gama queda completada con el 1.9 TDI de 100CV y caja manual (72.130 pesos), y el 1.8 Turbo de 180 caballos, el manual cuesta $71550 y el Tiptronic vale $84.450.

Si bien sufre y arrastra el equipamiento que le fueron quitando en el pasado, esto no quita que su diseño sea agradable y que lo que trae nuevo es realmente bueno. Destacamos el equipo de auto, que además de lo ya expuesto trae una forma muy practica de sintonización manual mediante una ruedita.  Está bien, no trae comando satelital del mismo, pero le confesamos que sentimos que ese es más bien un síntoma de mal acostumbramiento de parte nuestra que una "necesidad existencial" (aunque un Gol bien equipado lo triga). Asimismo, el Climatronic proporciona un ambiente acogedor para los pasajero, aun en las noches mas frías, estado en el que las luces iluminan correctamente el camino al conductor.

Volkswagen Bora de atrasEL Bora es una opción valida para una pareja con hijos chicos, por contar con un buena baúl(455 litros) para el segmento y cinturones inerciales de tres puntos en las cuatro plazas. Cumple también con disponer de dos airbags en sendas plazas delanteras, algo que todo vehículo ya debería traer de seria ( el 1.8 T tiene cmo opcionales lo laterales). La explicación a las diferencias  de equipamiento respecto de la version original habria que buscarla por el lado de que ahora no llega a los Estados Unidos. AL usuario del Bora mas reciente nada extrañara esta noevdad. Mas bien quedara gratamente complacido.

BUSCADOR DE PRUEBAS Y TEST

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...